El techo de cristal y la industria de TI

Marilyn Loden, gerente en una empresa telefónica, fue invitada a un panel de directoras
en la Exposición de la Mujer en Nueva York en 1978. El tema del panel era el
autoconcepto de las mujeres y la dificultad de escalar laboralmente. Mencionó que no
notamos esa barrera invisible que dificulta el que haya más oportunidades laborales para ellas. Ahí mencionó por primera vez el término “Techo de cristal” (Glass ceiling).

Cuarenta años después, el concepto conserva su validez y se ha convertido en un término de uso cotidiano para referirse a un problema complejo: la limitación velada para el ascenso laboral en mujeres o la simulación de condiciones equitativas. Se considera invisible porque no existen políticas o procedimientos que explícitamente establezcan límites, sino que forma parte de las prácticas cotidianas en muchas organizaciones.

De acuerdo con cifras del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE),
las organizaciones lideradas por mujeres han logrado aumentar la productividad hasta en un 25 por ciento. Sin embargo, sólo el cinco por ciento de las direcciones o presidencias en compañías mexicanas son ocupadas por una mujer, lo cuál ejemplifica perfestamente este fenómeno.

¿Hacia dónde se mueve la industria de Tecnologías de Información (TI)? De acuerdo con el estudio “Women in manufacturing study: Exploring the gender gap” publicado por
Deloitte, las mujeres constituyen el 25 por ciento de la fuerza laboral de la industria a nivel global. Aunque ha experimentado un crecimiento en las últimas décadas, se mantiene por debajo del porcentaje de inclusión del mercado laboral, constituido en 55 por ciento por mujeres.


Sin embargo, las empresas están apostando por mayor inclusión hacia un escenario de
equidad de género a fin de tener equipos mucho más preparados y con habilidades que se complementen en la realización de objetivos, especialmente desde que la transformación digital se convirtió en prioridad en las industrias productivas.

El cambio requiere una restructura en varios procesos, desde educación para incentivar el estudio en estas áreas hasta los esfuerzos de reclutamiento y selección, medición de desempeño y resultados a fin de reconocer los logros independientemente del género.

Desde hace varios años hemos podido ver en Grupo CINTE cómo la industria está
cambiando hacia una mayor inclusión. Nuestras consultoras buscan desarrollar carreras profesionales exitosas y por ello buscamos un ambiente de equidad laboral en el que puedan aplicar sus habilidades y experiencia.

Varios retos se atraviesan en el camino, sin embargo con la colaboración de todos los
actores de la industria, se podrá atender el problema del Techo de cristal de manera más efectiva.

1 comentario
  1. Teresa
    Teresa Dice:

    Me parece que el techo de cristal en la industria será quebrantado lentamente con el aplauso del verdadero talento, ya que a la larga es evidente que el beneficio con la buena colaboración en conjunto como equipo será beneficioso para toda la comunidad, superando asi las barreras de discriminación y abuso en cualquiera de sus presentaciones.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *