Tips para una entrevista de trabajo asertiva

La comunicación no verbal es crucial en nuestra interacción con los otros, no sólo es importante en la entrevista de trabajo, también al trabajar en equipo, hacer una presentación o dirigir personal.

El lenguaje corporal y verbal asertivo NO es lo más importante en nuestro discurso durante la entrevista de trabajo, pero tiene la facultad de darle más credibilidad, causar una mejor impresión  y generar confianza si aprendemos a dominarlo.

20 Consejos para una entrevista de trabajo.

  1. Llega antes de lo esperado. Eso denotará previsión y dará una buena primera impresión
    de ti. Se sugiere que sea 15 minutos antes.
  2. Investiga sobre su empresa. Busca en su página corporativa, noticias y menciones por
    otros profesionales del sector.
  3. Vístete acorde con la empresa. Conoce el giro, la zona en la que se ubica y prepara una
    vestimenta de acuerdo con el puesto al que aplicas.
  4. Lleva tu CV actualizado. Revísalo antes de la entrevista y procura que se vea adecuado
    para el puesto que solicitas. Se recomienda llevar al menos dos copias por si te las
    solicitan.
  5. Actualiza y completa tu perfil de LinkedIn. Va a ser la mejor referencia online de ti que
    tendrá el reclutados e incluso puede que lo vea antes o después de la entrevista para
    verificar información.
  6. Repasa tu trayectoria profesional. Es posible que hayas olvidado algún detalle y es
    necesario recordarlo, además de que te ayudará a ganar seguridad para la entrevista.
  7. Elabora una lista con las dudas que tengas. También puedes hacer preguntas al final de
    la entrevista, así que enfócalas en aquello relacionado con el puesto y sus funciones, no
    con las prestaciones o beneficios.
  8. Duerme lo suficiente. Es mejor descansar lo suficiente. Así evitarás las prisas del día
    siguiente y podrás llegar a tiempo y con buena actitud.
  9. Saluda de manera firme. Un buen apretón de manos puede comunicar seguridad y dar
    una buena primera impresión. Procura que no te suden las manos ni que estén frías.
  10. Llama al entrevistador por su nombre. Ya sea que conozcas su nombre por correo o se
    presente contigo al principio de la entrevista, recuérdalo y úsalo cada vez que sea posible.
    Así denotas interés por la otra persona.
  11. Mira al entrevistador a los ojos. El contacto visual, además de denotar interés y
    atención, permitirá enfocarte en la conversación y evitar distracciones.
  12. Sonríe. La sonrisa es uno de los mejores gestos para generar empatía y “romper el
    hielo”, así como comunicar actitud positiva.
  13. Mantén una buena postura. El nerviosismo puede expresarse cuando cambiamos
    constantemente de posición debido a la incomodidad de la situación. Una postura erguida
    y firme comunica disciplina y control
  14. Apóyate con las manos. Son un gran apoyo a las palabras ya que permiten enfatizar,
    acompañar las oraciones y dar mayor expresividad. Úsalas para acompañar tus
    respuestas.
  15. Escucha sin interrumpir. Como muestra de respeto y para no hacer sentir incómodo al
    entrevistador, escúchale mientras habla y espera a que termine para agregar algo o hacer
    preguntas.
  16. Habla claro y en positivo. Practica tu forma de hablar, procura no atropellarte o hacer
    pausar muy largas. Evita mencionar detalles negativos de empleos, pasados o exjefes y
    enfócate en cuestiones positivas como aprendizajes y logros.
  17. No mientas. Evita la tentación de decir lo que la otra parte quiere escuchar y habla con
    sinceridad sobre tu experiencia, trayectoria y expectativas.
  18. Pregunta todo. Aprovecha la oportunidad para preguntar tus dudas, que te den más
    información sobre la vacante y qué esperan del candidato que califique para la posición.
  19. Enfócate en logros, no en funciones de tu puesto. Haz una lista de logros
    profesionales, de ser posible respaldados por números, para enfatizar la manera en que
    aportaste en empleos pasados.
  20. Agradece al final. Recuerda despedirte amablemente y agradecer al final de la
    entrevista. Un correo de agradecimiento es de ayuda para que te recuerden y generes
    mayor atención.

Tecnología en pro de la maternidad

La tecnología ha contribuido enormemente al desarrollo de nuevas técnicas de diagnóstico, sofisticados aparatos de análisis, prótesis y otros ámbitos de la medicina moderna es una realidad innegable. Un contexto en el que la fecundación y el embarazos no se han quedado atrás.

Hasta hace unos años los nuevos desarrollos se suscribían al mero ámbito profesional, hoy el mercado ofrece una serie de gadgets, apps y artilugios de los más útiles al alcance de cualquiera. Nos estamos refiriendo a innovaciones tan interesantes como los brazaletes para evitar la muerte súbita, las ecografías impresas en tres dimensiones y otras opciones que recogemos a continuación.

Ecografías en 3D

Una de las innovaciones más llamativas en este campo y que cada vez goza de mayor arraigo son las impresiones en tres dimensiones de nuestro feto. Algo que da lugar a una suerte de bustos del futuro niño un tanto espeluznantes a priori, pero que pueden convertirse en un hermoso recuerdo y una mejor experiencia. Sí, porque hacerlo nos brindará la oportunidad de sentir su cara entre nuestros dedos antes del parto.

Latidos al alcance de tu mano

Shell un pequeño aparato similar al que se utiliza durante una ecografía que nos permite escuchar los latidos del corazón del bebé. Se trata de un dispositivo conectado a una app muy sencillo de utilizar y que ofrece una calidad de sonido destacable (frente a otras opciones similares presentes en el mercado).

Incluye un sistema que filtra el ruido ambiental y que es capaz de diferenciar el bombeo de la madre y el del feto, aislando este último para lograr una mayor nitidez. No faltan las opciones para compartir esta emocionante grabación con nuestros conocidos en redes sociales, la posibilidad de llevar a cabo un seguimiento sobre un patrón de sonidos, guardarlas, e incluso dispone de un amplificador específico para escucharlos a todo volumen.

Woom

Aunque más obvias, no podemos dejar de hablar de las apps específicas para este periodo de nuestra vida. Una de las más completas es Woom que cuenta con su propio blog, repleto de consejos y artículos al respecto. Sin embargo, se centra en la concepción, en la monitorización de tu ciclo y similares, yendo más allá de lo que es habitual en este tipo de herramientas. Cuenta con informes personalizados y permite introducir todo tipo de detalles, mostrando el porcentaje de probabilidades de quedar encinta por día.

Life Hacks

¿Qué es el Life Hacking?
Un Life Hacker es aquella persona que, con pequeños trucos,
consigue ser más productivo y eficiente en todos los aspectos de su
vida, ser dueño de su tiempo con el objetivo de vivir mejor.

5 HACKS QUE TE AYUDARÁN A SER MÁS PRÁCTICO Y RÁPIDO EN
LA OFICINA

Uno. Recuérdate a ti mismo que debes agradecer de varias formas a las
personas que te son útiles, es decir, cuando alguien ayuda es vital
agradecer y compartirlo, desde una nota rápida hasta un mensaje que
haga referencia. Dicho aspecto será útil para crear lazos con
compañeros, que pedirán o solicitarán atención más adelante.

Dos. Al parecer, la gratitud intencional funciona para reflexionar y
repensar, aspectos vitales para acuñar nuevas ideas. Lo ideal es evitar
las rutinas diarias, y escribir es una actividad básica que refresca los
pensamientos y ayuda a una mejor creación de rutinas diarias.

Tres. Experimentar distintas culturas funciona como experiencias de
aprendizaje, desde sitios nuevos hasta personas o aspectos
profesionales, no solo conecta más con las personas que tienes por
compañeros laborales, ya que “abre la mente” según especialistas y
crea perspectivas distintas.

Cuatro. Rodearse de personas positivas también ayudan a crear
ambientes laborales saludables, donde se permite tomar decisiones
más conscientes sobre proyectos que requieran tiempo y que bajo
otras circunstancias generarían estrés.

Cinco. La famosa frase de “ponerse en los zapatos de los demás” tiene
sentido porque es el único modo de sobrellevar jornadas laborales
estresantes y no reaccionar con impulsos. Si bien un hábito no se
forma en cuestión de horas, lo interesante es que el cerebro los
absorbe como actividades cotidianas, que no se adopten como medida
obligatoria o extra.