¿Qué es la economía colaborativa?

La masificación de internet a finales de la década de los 2000 con la llegada de los smartphones, tablets y las redes wi-fi domésticas permitieron a grandes grupos de personas, comunidades y empresas estar conectadas 24/7 a bajo costo, compartir información y realizar transacciones en tiempo real respaldados por mecanismos avanzados de seguridad.

Esto abrió la puerta a que surgieran empresas cuyas operaciones principales serían en línea y los beneficios pueden disfrutarse de forma más inmediata, en muchas ocasiones sin tener que pagar por la propiedad de productos y servicios. En vez de eso, se paga por su uso temporal, aunque no es su único uso.

Comúnmente se le conoce a este nuevo modelo como Economía Colaborativa y ya está modificando drásticamente la economía como la conocemos. Este consiste en intercambiar bienes y servicios a través de plataformas digitales con un enfoque en las necesidades de los usuarios y no del beneficio económico final.

En este esquema, en lugar de que las empresas inviertan en infraestructura física para hacer llegar productos o servicios, enfocan esos recursos a diseñar y construir plataformas en línea para fungir como intermediarios: conectan a las personas que cuentan algún producto o servicio y lo ofrecen a cambio de un beneficio económico con aquellas que lo requieren de manera temporal. La empresa cobra una comisión por la operación de la plataforma y todos los involucrados obtienen algo de valor a cambio de su inversión.

Muchas empresas que han experimentado un crecimiento acelerado en los últimos años pertenecen a este esquema y su éxito también implica el declive de otros productos y servicios, como la de taxis, enciclopedias y hoteles. Sin embargo, hay diferentes categorías en la economía colaborativa y son las siguientes:

Consumo colaborativo

El más conocido, permite intercambiar bienes y servicios por medio de intermediarios digitales. Los ejemplos más conocidos son Uber y Airbnb para transporte y hospedaje, aunque también incluye renta de vehículos como Mobike, Ecobici o Bird o transporte público para grandes cantidades como Jetty.

Conocimiento abierto

Incluye plataformas para intercambiar información y difundir conocimiento sin altas inversiones ni intermediarios costosos. Algunas veces son sin costo o se sustentan con donaciones como en el caso de Wikipedia y TED o pueden ofrecer cursos en línea a un costo menor que los centros educativos como en el caso de MasterClass y Coursera.

Producción colaborativa

A diferencia del consumo colaborativo, en este caso la empresa que ofrece los productos o servicios también los produce, como en el caso de WeWork para espacios de trabajo, Aliada para servicios de limpieza, Tesla para automóviles eléctricos o Mi cuento para libros infantiles.

Finanzas colaborativas

Desde microcréditos o crowdfunding, este modelo permite obtener financiamiento para proyectos conectando a quienes están dispuestos a financiar, aportar o invertir como los proyectos que lo requieren. Kickstarter y Fondeadora son ejemplos de donaciones o aportaciones sujetas a una meta de fondeo, mientras que Kueski es una joven opción de microcréditos.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Economía colaborativa no solo se trata de su aspecto económico, también trae consigo evidentes beneficios ecológicos. […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *