Compartir es mejor: Apps de economía colaborativa

Le Economía colaborativa no solo se trata de su aspecto económico, también trae consigo evidentes beneficios ecológicos. El sector tecnológico siempre se ha mostrado favorable a las iniciativas con compromiso medioambiental, así que no es de extrañar que la economía colaborativa encuentre, en la tecnología la mejor plataforma para crecer. En esta lista hemos seleccionado algunas de las mejores aplicaciones de economía colaborativa:

Airbnb

El concepto global de disponer de ‘cama hinchable y desayuno’(airbed and breakfast, de aquí viene Airbnb) en la casa de un anfitrión (el nombre que recibe los propietarios de los alojamientos) particular para abaratar los costes de viajar a golpe de clic, entró de lleno en 2008 en uno de los sectores principales de la economía española, el alojamiento turístico. Airbnb ha pasado en poco tiempo de ser una mera alternativa barata al hotel tradicional a una de las primeras opciones visitadas por los usuarios al preparar sus viajes. El tráfico web de Airbnb se ha incrementado más de un 30% en el último año, superando el tráfico de sitios como Booking.com, Hotels.com y marcas hoteleras como Marriott y Hilton, según los datos de SimilarWeb. Actualmente se estima que la plataforma cubre unas 2.000.000 propiedades en 192 países y 33.000 ciudades.


Aliada

Encontrar a alguien de confianza para que se encargue de la limpieza de nuestro hogar no siempre es fácil. Y es por esto que surge Aliada, una plataforma de tecnología que permite a sus usuarios encontrar a la empleada doméstica ideal, mientras que a ellas les facilita el acceso a una mejor calidad de vida.Fundada en el 2015, la compañía ha prestado más de un millón de horas de limpieza a decenas de miles de casas y oficinas, logrado que más de dos mil mujeres y hombres trabajan más cerca de sus casas, aumenten sus ingresos y gocen de mayor estabilidad financiera

LavanderiApp

Es una aplicación totalmente mexicana que promete más que lavar ropa, porque dicha startup proponen un alto impacto social y con la que están transformando el servicio de lavandería a domicilio en México.El modelo de la empresa está basado en  economías colaborativas. Al estilo de Uber, las personas que buscan un empleo a través de lavar ropa pueden darse de alta en la plataforma a mediante certificación de la startup, y apoyan a mujeres, a quienes llaman LavaPers, quienes proporcionan el servicio de lavandería a domicilio desde sus propias casas con sus mismas lavadoras y  planchas.Cada servicio en LavanderiApp ayuda a la inclusión de miles de mujeres a la actividad económica sin que ellas descuiden su familia o se ausenten del hogar


Mobike

Un servicio de uso compartido de bicicletas que te permite realizar recorridos cortos por la ciudad, en cualquier momento, a cualquier destino que tenga un estacionamiento legal, y que combina la innovación y la tecnología actual de Internet de las cosas. Mobike es una opción ecológica, ayuda a descongestionar el tránsito y busca continuamente mejorar la calidad de vida en la ciudad.

iVoy

Es un servicio de mensajería, , que cobra los envíos de paquetes a partir de una tarifa base de 50 pesos, más un monto proporcional a los kilómetros recorridos por el mensajero en moto que realiza el traslado. Los pedidos se pueden realizar por teléfono, o por internet, a través de una computadora o de un dispositivo móvil, y la mercancía debe caber en una caja de 50 por 40 por 45 centímetros, con la que cuenta cada motociclista. Es posible rastrear el paquete por internet, así como facturar el servicio.

5 robots que están innovando la industria

Desde su incursión a gran escala, los robots han sido parte de nuestra economía en
actividades muy puntuales que pueden ser muy específicas, rutinarias o peligrosas para el
ser humano o que requieran un apoyo extra. Desde armando de automóviles, exploración
espacial, manejo de materiales o cirugías de precisión, la ayuda de la robótica ha sido
clave.

Los avances tecnológicos brindan muchos beneficios al diseño y construcción de robots: la
incursión de internet, procesadores de alta velocidad, materiales más ligeros y a menor
costo hace posible no solamente diseñar y crear robots con mayores funciones sino que
sea más sencillo ensamblarlos y operarlos.

Estos últimos años nos han otorgado ejemplos de los avances que puede tener la robótica.

Para muestra, estos 5 ejemplos:

ASIMO

Lanzado en el 2000 por la empresa Honda, Asimo (Advanced Step in Innovative MObility)
lleva en su nombre un homenaje al escritor Isaac Asimov, autor de ciencia ficción y
creador de las 3 leyes de la robótica. Se han construido 3 generaciones de este robot, la
más reciente en 2011, siempre enfocadas en demostrar los alcances den movilidad que
pueden presentar los autómatas. La primera versión era capaz de caminar y la tercera
puede subir escaleras.

PEPPER

Softbank lanzó este robot en 2014 y está diseñado para reconocer emociones y reaccionar
en consecuencia. Cuenta con cámara y micrófono que registran los gestos faciales y el
tono de voz del interlocutor y analizarlos. Está equipada con una pantalla táctil, lo cuál
puede servir para tomar órdenes o medir la satisfacción del cliente.

ATLAS

Uno de los robots humanoides más avanzados, Atlas fue creado por Boston Dynamics en 2013. Originalmente fue diseñado para tareas de búsqueda y rescate, por lo que sus extremidades tienen alta movilidad y sus manos cuentan con dedos articulados. Existen 3 versiones con mejoras continuas como la incorporación de cámaras, micrófonos, sensores e iluminación LED.

AIBO

Sony lanzó en 1999 la primera versión de Aibo (“Amigo” en japonés) como el primer perro robot mascota para uso en el hogar y se dejaron de producir en 2006. Puede interactuar con el entorno, mostrar emociones, seguir objetos con su cámara, cuenta con reconocimiento sonoro y facial, sensores y conexión Wi-Fi. En 2017, la firma anunció un nuevo prototipo que incorpora aprendizaje gracias a que puede obtener información de la nube.

SOPHIA

Haciendo historia como el primer robot que cuenta con ciudadanía (saudí), Sophia fue creada por Hanson Robotics en 2016. Fue concebida para aprender del comportamiento humano e interactuar en consecuencia. A diferencia de los demás robots, esta se enfoca en el rostro, ya que puede establecer conversaciones, distinguir entre personas, mantener contacto visual y hablar usando un lenguaje natural, actualizando sus respuestas gracias a su conexión a la nube. En 2018 la actualizaron para incorporarle piernas y la habilidad de caminar.

La realidad Mixta y el cambio que está por venir

Desde hace algunos años se ha abordado el tema de la confrontación entre la Realidad
Virtual (VR) y la Realidad Aumentada (AR) por dominar el mercado. Si bien ambas
tecnologías pueden parecer similares pos su interacción a través de dispositivos o el uso
de estímulos para los sentidos, se tratan de tecnologías muy diferentes.

La realidad virtual implica una combinación de tecnologías que crean una sensación de
inmersión al usuario: se crea un entorno artificial en el que puede interactuar de una
forma similar a la cotidiana. El gadget más común es el visor, ya que la vista es el principal
dispositivo, aunque se han desarrollado dispositivos periféricos como guantes, botas e
incluso habitaciones habilitadas con luz, regulación de temperatura y simuladores de
viento y lluvia para crear la sensación de realidad. El caso más reciente es el de Carne y
arena, de Alejandro González Inárritu.

Durante décadas se ha especulado con los usos de la realidad virtual no solamente como
una plataforma lúdica en la que podamos jugar poniéndonos en los zapatos de nuestros
personajes favoritos, sino incluso con usos educacionales, culturales y deportivos. Autores
como Ernest Cline llevó todas estas aplicaciones a un nuevo nivel en su libro Ready Player
One, una ficción en la que los entornos digitales eran más interesantes para vivir que la
vida real.

Por otra parte, la Realidad Aumentada busca brindar un extra a la experiencia del usuario
a través de dispositivos digitales, comúnmente conectados a Internet, que utilizan
información proporcionada por el mundo real para activar contenido extra. Videojuegos
como Pokemon Go o Harry Potter Wizards Unite son los casos más famosos aunque se ha
usado para publicidad, turismo y hasta para renta de inmuebles o probadores virtuales en
tiendas de ropa.

¿Qué pasaría si en lugar de enfrentar ambas tecnologías las integramos para brindar una
mejor experiencia? Es eso se trata la Realidad Mixta (MR). Este esquema busca combinar
el nivel de interactividad de la realidad virtual con el poder visual que ofrece la realidad
aumentada.

El proceso en su primera etapa parte de algo sencillo: escanear entornos reales para
después seleccionar los puntos dentro del mismo que mostrarán el contenido y la forma
en que se interactuará con ellos. Esto permite que lugares como museos, galerías o
tiendas ofrezcan esta opción, que se espera que alcance su auge en 2020.

También puede aplicarse en el ámbito educativo, sobre todo en carreras en las que las
posibilidades de prácticas en entornos reales son escasas, costosas o poco seguras, como
medicina o arquitectura. La mayor precisión y el reconocimiento de gestos que brinda la
realidad mixta permite llevar a cabo proyectos educativos con un nivel de exactitud nunca
visto.

Estos elementos hacen que los primeros avances con esta tecnología lo veamos en el
sector de juegos. ¿Qué pasaría si pudiéramos jugar paintball o gotcha sin el dolor de
recibir las balas de pintura o jugar una campaña de Halo en una bodega? Todo ello es
posible.

Sus aplicaciones pueden ir desde el mundo de la moda, en el que pueden tomar medicas
del cliente sin necesidad de ponerse las prendas o en la medicina, en la que mediante
sensores colocados digitalmente se pueda monitorear y escanear el cuerpo humano o sus
funciones vitales incluso en una operación.

Dispositivos como la versión para empresas del famoso Google Glass o los Hololens de
Microsoft son los primeros intentos de combinar estas tecnologías en un aparato de uso
cotidiano y es estima que para 2020 la realidad mixta genere ingresos por 160 mil millones
de euros.