Redes sociales y comercio electrónico. ¿Cómo se apoyan?

Quizá con el tiempo es un dato que pocas veces se recuerda pero el comercio electrónico
comenzó mucho antes que las redes sociales. La llegada de eBay y Amazon a mediados de
los años noventa marcaron el estándar de la creciente industria. En el caso de las redes,
fue hasta 2003 con la llegada de MySpace y 2006 con Facebook que se planteó la red
como una oportunidad de conexión entre usuarios.

A partir de ahí cada industria ha crecido a su ritmo, añadiendo características especiales
como sistemas de alta seguridad para el procesamiento de pagos o publicidad en redes,
haciendo inevitable que se encontraran. A fin de cuentas, las redes sociales son una gran
fuente de clientes para las tiendas.

Esfuerzos como el Marketplace de Facebook o LinkedIn Premium con Sales Navigator
buscaban crear opciones propias dentro de cada plataforma con tal de que el usuario
pasara más tiempo dentro de cada red social. Con el tiempo, casos de éxito como WeChat
en China que incorpora pagos con códigos QR abren la posibilidad de una mayor
integración entre ambos tipos de plataformas.

¿Hacia dónde va la colaboración entre e-commerce y redes sociales? Aquí algunos
ejemplos.

Amazon – Programa de afiliados


Se conoce como shareability la capacidad que tiene un contenido de ser compartido fácil y
rápidamente a través de redes sociales, correo electrónico, mensajería instantánea y otras
plataformas. Aunque Amazon fue de las primeras tiendas online que cuentan con un
botón para compartir información de algún producto en redes, ahora lo está llevando un
paso más allá
Gracias a un sistema de recomendaciones, los usuarios pueden compartir en redes
sociales productos específicos que quieran recomendar y gracias al sistema de afiliados de
Amazon, reciben comisiones por concepto de publicidad hasta el 10 por ciento del valor
de compra del producto. Esto permite delegar la tarea de recomendación en los usuarios,
tener mayor presencia en redes sociales y llevar a potenciales clientes a la tienda a bajo
costo.


WeChat – Códigos QR


Aunque nació en 2011 como un servicio de mensajería en China, WeChat creció hasta
incluir una red social, una plataforma de pagos y préstamos. Uno de los grandes
problemas de China es el rechazo a aceptar tarjetas de créditos en los pequeños
comercios por las comisiones que cobran y que podían alcanzar el 5 por ciento, por lo que
la informalidad suele ser muy alta.

Pensando en esta problemática, WeChat lanzó en 2017 un sistema de pagos con códigos
QR en el que el usuario cuenta con uno y el comercio con otro. Cuando el usuario decide
pagar, acerca su teléfono al QR de la tienda para hacer el pago directamente. Eso evita las
comisiones de las tarjetas y los pequeños negocios no requieren terminal. Además, este
sistema permite hacer transferencias y préstamos entre usuarios por hasta 200,000
yuanes (28 mil dólares, o 550,000 pesos).


WhatsApp – Plataforma de pagos

India ha sido de los países que más han apostado por dejar el efectivo y adoptar de forma
masiva los pagos electrónicos, comenzando por sacar de circulación los billetes de mayor
denominación, lo que hizo que de 2017 a 2018 el pago con tarjetas creció 43 por ciento.
Además, usa un sistema de pagos móviles llamado UPI (Unified Payments Interface)
exclusivo para ciudadanos indios para poder pagar y transferir dinero desde sus
smartphones.
En 2018, WhatsApp hizo una primera prueba de pagos electrónicos a través de su app
para India y en 2019 anunció su intención de implementarla en todo el país, ya que es en
el que tiene su mayor número de usuarios, cerca de 400 millones, y puede sentar un buen
precedente para llevar el uso de redes sociales para pagos en América y Europa.


Facebook – Libra

Aunque las criptomonedas llevan varios años como una opción para hacer dinero en la red
e incluso usarlo para comprar, su volatilidad ha despertado muchas dudas de usuarios e
instituciones financieras, ya que un bitcoin podía pasar de 500 a 10 mil dólares en 2 años o
perder más del 70 por ciento de su valor de un día a otro.
En 2019, Facebook anunció la creación de su propia moneda que opera como una stable
coin, es decir, una moneda cuyo calor está vinculado a las grandes monedas del mundo
como el dólar y el euro para evitar esa volatilidad. Esta divisa, llamada Libra, busca ser
usada por los usuarios de la plataforma para diversas transacciones, desde viajes en Uber
hasta compras en Amazon. Apenas está en la fase de desarrollo y la obtención de
autorizaciones gubernamentales pero es una opción atractiva para quienes no cuentan
con una cuenta de banco o una tarjeta de crédito.


Instagram – Integración a E-Commerce

Como la red social de mayor crecimiento en los últimos años gracias a su integración con
Facebook y WhatsApp, Instagram busca convertirse en una red mucho más amplia tras su
éxito al incluir stories y publicidad. Al ser una red social completamente visual, la
oportunidad de comprar productos que vemos en algún posteo es lógica.
Por ello, en 2019 comenzaron las pruebas de Checkout, una característica de Instagram
para comprar artículos que el usuario ve en posteos. Aunque está limitado a algunas
tiendas, abre muchas posibilidades, como medir el uso de influencers en cuanto a ventas
generadas o convertirse en un competidor serio para Amazon.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *